Gracias, abuelos

Nada puede sustituir el amor de los padres, pero lo que más se parece es el amor de los abuelos.

Los hay que miman y consienten, los hay más estrictos, hay abuelos y abuelas mayores y otros más jóvenes, pero todos son esenciales en la formación de los niños.

La convivencia con los abuelos tiene grandes beneficios para los niños:

  • Son la base de la historia familiar, necesarios para conocer sus raíces, su historia personal.
  • Fomentan el sentido de identidad que toda persona necesita para sentirse seguro: saber quién soy, a quién pertenezco y qué lugar ocupo en mi familia. Crean en sus nietos un sentido de seguridad que los ayuda a relacionarse y desenvolverse mejor en su vida.
  • Son tramisores de valores; creencias, devociones y oraciones pueden ser trasmitidas de abuelos a nietos.
  • Son los mejores cuidadores cuando los padres no pueden atender a sus hijos, siempre que esta actividad no sea abusiva y se sepan poner límites, sin cargarlos excesivamente de responsabilidades en esta etapa de sus vidas
  • Son buenos compañeros de juegos, tienen paciencia y enseñan las normas. Les cantan canciones para dormir, les cuentan cuentos y leyendas…
  • Son la voz de la experiencia, antes has sido padres.
  • Pueden ser intermediarios cuando surgen conflictos entre padres e hijos.

No solo beneficia a los niños la relación con los abuelos, también ellos resultan beneficiados. Pueden dar un nuevo sentido a su vida, pueden volver a experimentar las sensaciones de cuando eran padres pero sin el trabajo que esa responsabilidad conlleva, siendo así más fácil disfrutar de ellos: “a los hijos se les educa, a los nietos se les consiente”. Para los abuelos que luchan contra la depresión o la enfermedad, el contacto con los nietos hace que se sientan mejor por la alegría que les proporciona su presencia y también porque les hace sentir la importancia de su papel dentro de la familia.

Debemos se conscientes también que la relación con los abuelos puede ser difícil. En la vejez se manifiestan con más intensidad algunos aspectos menos agradables del carácter, pequeñas manías y saberlo es una forma de aceptar la realidad y prepararse para vivirla. Los abuelos nos acercan al sufrimiento de una forma más natural, sin dramatizar.

Podemos ayudar a que los niños tengan una buena ralación con sus abuelos haciendo que los visiten a menudo, y si no viven en el mismo lugar ahora es fácil comunicarse de otras formas, permitiendo que pasen tiempo solos con ellos, no dejando que las diferencias y conflictos que la pareja pueda tener con alguno de los abuelo influya  en la relación con sus nietos, haciendo que los vean no como meros ayudantes, sino como elementos fundamentales en su formación, como personas merecedoras de amor y respeto.

Por todo ello, queremos dar algunos consejos a los abuelos para facilitarles su quehacer diario con sus nietos:

–   Debéis cuidar de vuestros nietos sin superprotección. Hay que saber poner límites a los nietos y también exigir, diferenciándolo de dar cariño y amor a los nietos.

–  Cuidar a los nietos; pero saber cuándo se os exige demasiado. Ser conscientes de la necesidad de establecer límites. En todo momento debe haber una determinación de papeles, horarios y tareas para los abuelos y para los padres. Además, los padres deben reconocer vuestro esfuerzo, tanto a nivel de disponibilidad y compañía, como a nivel económico. Sabiendo que vosotros lo hacéis con todo el amor del mundo. Vuestros nietos es lo primero para vosotros.

Como muchos padres se sienten culpables y creen que desatienden a sus hijos por dejarles con los abuelos, os recomendamos algunas formas adecuadas de empezar a cuidar de los nietos:

–  Consigue que tu papel merezca la confianza de los padres y la aprobación del niño

–  Ofrécete para atender al niño  regularmente y cuando lo necesiten

–  Busca el pretexto y la forma de organizar reuniones los días festivos

–  Busca momentos para hablarles a sus nietos de sus padres cuando tenían su edad

–  Nunca les digas a tus hijos cómo deben proceder en presencia de tus nietos

–  Dales estabilidad, consejo, ayuda cuando recurran a vosotros

–  Si vivís lejos, mantente en contacto: llama por teléfono, haz visitas regularmente por cortos periodos, mantente al corriente de los gustos de tus nietos…

Además, podéis compartir momentos especiales con los nietos:

–   Enseñarles objetos antiguos que tengan alguna historia que contar, que los enseñen a sus amigos, en el colegio…

–  Contarles cuentos, historias, leyendas, canciones para juegos… que formen parte de vuestra tradición familiar o histórica.

–  Contarles experiencias familiares en las que estéis como protagonistas.

–  Enseñarles a rezar o, incluso, rezar con ellos.

–  Hacer recetas que hagáis en casa, como tradición familiar. Que os ayuden a elaborarlas.

–  Contarles eventos familiares y celebrarlos con ellos. Ejemplo: “El día del abuelo” en el colegio.

–  Enseñarles lugares emblemáticos de la ciudad importantes para vosotros: vuestro colegio, la plaza donde jugabais…

–  Ayudarles en las “buenas costumbres”: hábitos, cómo cruzar la calle…

 

Desde el Departamento de Orientación, esperamos que os sirvan estos pequeños consejos y orientaciones, tanto a padres, como a abuelos.

Carmen Pérez e Itsaso Muñoz

 

 

 

¡Bienvenidos!

Este es el Blog del Departamento de Orientación del Colegio Romareda, desde aquí queremos mostraros un poquito de nuestro trabajo y que nos conozcáis más.

¿Quiénes somos?

César es el orientador que trabaja en Educación Infantil y Primaria. Esther es la Orientadora que trabaja en Educación Secundaria. Elena, Itsaso y Cristina son tituladas en Audición y Lenguaje y trabajan en Infantil y Primaria. Carmen es la profesora de apoyo en Infantil y Primaria. Sara y Marina son tituladas en Pedagogía Terapéutica y trabajan en Primaria.

¿Qué hacemos?

Nuestro trabajo incluye ámbitos diferentes (aunque por supuesto muy relacionados entre sí) como pueden ser: la elaboración del Plan de Acción Tutorial, el seguimiento de los niños con Necesidades Educativas Especiales, la realización de pruebas psicopedagógicas, el trabajo en el área del lenguaje, las entrevistas con los padres…

Desde el Departamento de Orientación pretendemos dar servicio tanto a alumnos, como a profesores y a padres desde 1º de Infantil hasta 4º de la E.S.O. (sin olvidar a algún que otro alumno de Bachiller, indeciso todavía, que también nos suele visitar)

Horario de tutorías

  • Cesar: Miéscoles 11.30-12.30 y Jueves 15.30-17
  • Esther: Lunes 16.00-18.00; Miércoles 09.00-10.30 y Viernes 09.00-11.30
  • Elena: Viernes 12.30-13.30
  • Itsaso: Jueves 12.30-13.30
  • Cristina: Miércoles 12.30-13.30
  • Marina: Jueves 17.00-18.00
  • Carmen: Miércoles 17.00-18.00
  • Sara: Lunes 12.30-13.30

Estamos a vuestra disposición para las demandas que nos vayáis planteando a lo largo del curso, y estamos abiertos a cuantas sugerencias queráis hacernos.