LENGUAJE: PRAXIAS

La realización de actividades en las que se trabajen la tonicidad y movilidad de los órganos que intervienen en la producción de los fonemas (de los sonidos del habla), es de gran importancia. Tengamos en cuenta, que para hablar, debemos ser capaces de tener gran agilidad en la lengua, hacerla vibrar por ejemplo para hacer la rr, tener fuerza, etc.

Por ello debemos trabajar todos estos órganos fonoarticulatorios: labios, lengua, músculos maseteros (se observan al apretar los molares), músculos buccinadores (las mejillas). Lo haremos con lo que vamos a denominar praxias. Es preferible realizarlas frente a un espejo para que el niño observe cómo se realizan correctamente.

Praxias faciales:

  • Jugar a ser monstruos: enseñar los dientes hacia delante o hacia atrás.
  • Trabajar las diferentes expresiones faciales: contento, triste, sorpresa, susto, etc.
  • El juego ¿Quién es quién? ya que posee imágenes de personajes con diferentes expresiones faciales.

Praxias linguales:

  • Sacar y meter la lengua, primero despacio y luego rápida y sucesivamente. Mover la lengua arriba y abajo siguiendo el mismo patrón.
  • Mover la lengua de derecha a izquierda, tocando las comisuras. Se pueden untar las comisuras con miel, azúcar, nocilla, etc.
  • Tocar con la punta de la lengua los dientes superiores y los inferiores alternativamente.
  • Con la punta de la lengua empujar alternativamente las dos mejillas.
  • Pasear la punta de la lengua alrededor de los labios en un movimiento rotatorio.
  • Chasquear la lengua. Dar golpecitos suaves con la lengua detrás de los dientes de arriba, tocando los alvéolos y haciendo unos pequeños ruiditos.
  • Imitar sonidos de distintos animales (serpiente, abeja, caballo, etc).

Praxias labiales:

  • Hacer morritos moviéndolos hacia un lado y hacia otro. Imitar un pez, un conejo, un avión, dar besos, etc.
  • Coger un lápiz entre el labio superior y la nariz. Sujetar un lápiz con los labios.
  • Sorber un líquido con una pajita de refresco.

Ejercicios de mejillas y mandíbula:

  • Inflar y desinflar las mejillas con aire.
  • Abrir y cerrar la boca a diferentes velocidades.
  • Mover la mandíbula inferior de un lado a otro.

Estos son solo unos ejemplos de los ejercicios que se pueden realizar.

Cristina y Sara.

 

 

This entry was posted in Logopedia. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>